El amor por el Profeta Muḥammad صلى الله عليه وسلم

Que las alabanzas sean para Al-lah el Dios de los mundos, Quien no se asemeja en absolutamente nada a Sus criaturas, Quien no ocupa un lugar antes de crear los lugares, y Quien existe sin lugar después de crearlos. Quien ha creado el trono para manifestar Su Poder, y no para tomarlo como un lugar para Él, tal y como dijo el Imam ^Aliy رضي اللّه عنْه. Y que Al-lah eleve el rango del Profeta Muhammad صلى الله عليه وسلم y preserve a su comunidad de lo que el Profeta عليه الصلاة و السلام teme por ella. 

Hermanos en el Islam, os recomiendo tal como a mí mismo el temor de Al-lāh ^az-za wa jal-la, de temer a Quien amenaza de un castigo potente para los desobedientes, un castigo en la tumba hecho de fuego, de serpientes, de oscuridad, la tumba que se estrecha, y Dios sabe mejor qué tipo de castigos están reservados, Quien amenaza de un castigo eternamente en el infierno para los descreídos, los ateos, los asociadores a la divinidad y los apóstatas. Hermano de fe, presérvate, preserva tu Islam de lo que puede anularlo, tal como el hecho de insultar a Al-lah, insultar al Din aceptado por Al-lah, o insultar a un profeta. 

Que sepan que hacemos la alabanza y queremos al Mensajero de Al-lāh صلى اللّه عليه وسلّم sin contradecir la Ley de Al-lah. Lo amamos, le queremos, mostramos amor por él عليه الصلاة و السلام y hacemos su alabanza conforme a lo ordenado por Al-lah subhanahu wa ta^ala y sin exageraciones. Que sepan hermanos en el Islam, que amar al Profeta Muhammad صلى اللّه عليه وسلّم forma parte de las obligaciones del corazón, es decir que toda persona responsable según la Ley del Islam debe amar al Profeta Muhammad صلى اللّه عليه وسلّم, amar al mejor de los mejores عليه الصلاة و السلام, amar a aquel para quien el tronco de palmera seca lloró y gimió como un niño por haber dejado de estar en contacto con él, amar a aquel que nos ha enseñado el Tawhid, el Tanzih de Al-lah, el hecho de que Al-lah, Dios, el Único que merece ser adorado, el Único con la capacidad de crear a partir de la nada, Él subhanahu wa ta^ala, no se asemeja en absolutamente nada a todo lo que ha sido creado. Amar al Mensajero de Al-lah صلى اللّه عليه وسلّم es un obligación del corazón para cada persona responsable según la ley del Islam. Al-lah tabaraka wa ta^ala dice en el Qur’an al Karim (lo que significa): 

“Dí: Si tenéis amor por Al-lah seguidme, tendréis la aceptación de Al-lah, y Al-lah perdonará vuestros pecados, por cierto, Al-lah es Quien perdona y es Misericordioso.”

El Mensajero de Al-lah صلى اللّه عليه وسلّم dijo (lo que significa):

“Uno de vosotros no alcanzará un grado de fe completo sino queriéndome más que a su padre, su hijo, y más que a toda la gente.”

Es decir, la persona no tendrá una fe completa hasta que el Mensajero de Al-lah صلى اللّه عليه وسلّم sea para él la persona más querida entre todos los seres humanos.

Estén atentos a lo que el Hakim relató en su libro al Mustadrak. Relató que nuestro Maestro ‘Adam عليه السلام, cuando desobedeció a su Señor, y esta desobediencia fue un pecado menor que no contiene una bajeza ni una indecencia, y esto antes de la creación de Muhammad صلى اللّه عليه وسلّم dijo lo que significa: “Ya Rabb, te pido perdón por el grado de Muhammad.”  

Al-lah az-za wa jal-la le reveló lo que significa: “Oh ‘Adam, ¿cómo conociste a Muhammad, mientras que aún no lo He creado?”

Por supuesto que Al-lah lo sabe todo de toda eternidad, por lo tanto no se trata aquí de una pregunta que indicaría una ignorancia por parte de Dios. Nuestro Maestro ‘Adam عليه السلام dijo (lo que significa): “Oh Al-lah, porque cuando Tú me creaste levanté la cabeza y vi su nombre escrito en uno de los pilares del Trono:

 لا إلـٰه إلا الله محمد رسول الله

Y fue cuando supe que Tú, no unirías a Tu Nombre sino el nombre de la criatura que más aceptas.”

‘Adam ha entendido que la persona que Allāh más acepta es el Profeta

عليه الصلاة و السلام.

Los profetas aman a Muhammad.

Los ángeles aman a Muhammad.

Los virtuosos aman a Muhammad.

Los sahaba, hombres y mujeres amaban a Muhammad.

Escucha bien la historia de una sahabiyyah. Su historia demuestra hasta que punto querían al Mensajero de Al-lah صلى اللّه عليه وسلّم. Una mujer de los Ansar, los seguidores de Madinah, el día de la batalla de Uhud (أُحُد)pensaba que habían matado al Profeta صلى اللّه عليه وسلّم. Ella salió de Madinah para recibir al ejército musulmán que había vuelto. A ella le presentaron a su padre muerto, le presentaron a su hijo muerto, le presentaron a su marido muerto y a su hermano muerto, todos murieron mártires en esta batalla. Y ella buscando decía: “¡Pero, ¿qué le pasó al Mensajero de Al-lah? !” Le contestaron: “¡Está delante de ti!.” Y cuando llegó frente al Mensajero de Al-lah صلى اللّه عليه وسلّم agarró una parte de la vestimenta del Profeta صلى اللّه عليه وسلّم y le dijo: “¡Te quiero más que a mi padre y a mi madre oh Mensajero de Al-lah!” Dijo esta mujer: “No me preocupo por nada más mientras estés a salvo”. 

Y el sahabiy Zaid Ibnu d-Dazinah رضي اللّه عنْه, cuando algunos descreídos de Quraish le habían capturado y querían asesinarle para vengar a los muertos de su familia durante la batalla de Badr, Abu Sufyan le dijo: “Por Al-lah te pregunto, Zaid, ¿no preferirías que Muhammad estuviera en tu lugar, que lo mataran mientras tu seguirías con los tuyos a salvo?”. Entonces Zaid رضي اللّه عنْه contestó: ¿Por Al-lah, no me gustaría que resultara herido ni siquiera con el pinchazo de una espina, mientras que estaría con los míos.” Abu Sufyan le dijo: “No vi a alguien amar a otro, más que los compañeros de Muhammad aman a Muhammad.” 

Las historias que demuestran el amor que tenían los sahaba por el Profeta Muḥammad صلى اللّه عليه وسلّم son numerosas.

Amar al Mensajero de Al-lah عليه الصلاة و السلام forma parte de nuestra vida, forma parte de nuestra religión, forma parte de los deberes del corazón, nada ni nadie nos tiene que impedir amarlo y quererlo, dentro de los límites de la ley del Islam, haciendo su alabanza, demostrando nuestro amor por él, con la poesía, con el madih, siguiendo su sunnah, y defendiendo su religión. Pero tampoco vamos a exagerar como lo que hacen algunos que dicen que Muhammad lo sabe todo, tal como Al-lah lo sabe todo. O aquellos que dicen que fue creado a partir de una luz de Dios, cosas absurdas y contrarias a la religión del Islam. ¿Cómo se atreven a soltar mentiras tan graves sobre nuestro Creador y nuestro Profeta? Dios no se asemeja en absolutamente nada a Sus criaturas, no es una luz, ni se asemeja la luz, ليس كمثله شيء, Muhammad es un ser humano, sí, pero es el mejor de los seres humanos, y le damos el valor y la alabanza que la ley nos permite darle.

También está ^Abdul-Lahi ibnu ^Umar, aquí un día se le había dicho cuando su pierna se había casi paralizado: “Menciona el nombre de la persona que más quieres”. Inmediatamente dijo: “¡¡Ya Muhammad!!” Entonces se puso de pie, curado y sano, por el secreto y la bendición del amor que sentía por el Mensajero de Al-lah صلى اللّه عليه وسلّم. 

و الله أعلم و أحكم

https://www.islam.ms/es/?p=29
Islam profeta amarlo creencia